Sección de Usuarios

Pago de intereses y caída del ingreso tributario impulsan el déficit fiscal

Según el reporte del Ministerio de Hacienda sobre el estado de las finanzas públicas, al mes de junio del presente año, la disminución en el gasto corriente (excluído el pago de intereses), no logra compensar la disminución en los ingresos totales del gobierno central, lo que impulsa el déficit en el balance primario. Mientras que el pago del servicio de la deuda fue cercano al 2,3%, por lo que este rubro representa la principal fuente de deterioro en las finanzas de la administración central.

Los ingresos totales acumulados en el periodo de análisis, disminuyeron un 8,6%, lo que contrasta con el crecimiento del 7,9% que presentó en el 2019. Esta disminución esta explicada por la caída en los ingresos corrientes (10,5%). De manera particular, los ingresos tributarios presentaron una variación interanual del -11,6% (7,4% 12 meses antes)

La disminución en la captación por tributos, muestra la incidencia de la crisis sanitaria que atraviesa el país, sobre los ingresos, ya que las medidas de restricción a la movilidad y la pérdida de confianza de los agentes económicos desmotivan el consumo de los hogares y las utilidades; mientras que el incremento en el desempleo y la reducción de las jornadas laborales impactan el ingreso. Ambos elementos limitan el ingreso mediante impuestos directos e indirectos. A marzo, los recursos captados mediante el Impuesto de Valor Agregado (IVA) registraron un crecimiento del 12,3% (5,1% un año antes), mientras que la captación por Impuesto sobre el ingreso y las utilidades se redujo interanualmente un 10,3% (12 meses antes aumentó 17,8%)

En cuanto a los egresos del Gobierno Central, estos incrementaron a una tasa interanual del 0,7% (9,4% un año antes). El menor crecimento del gasto es explicado, principalmente, por la disminución en el gasto total sin intereses del 2,7% , lo que contrasta con el crecimiento del 7,5% presentado un año antes. En este aspecto, las remuneraciones, el gasto en bienes y servicios y las transferencias han mostrado un menor crecimiento respecto a años anteriores. Por su parte, el pago de intereses aumentó a una tasa interanual del 14,9% (18,0% el año anterior).

Con estas cifras, el déficit financiero representó el 3,8% del PIB en el primer semestre del 2020 (0,7 p.p. mayor al registrado 12 meses antes), es decir, incrementó a una tasa interanual del 21,9%. Por su lado, el déficit en el balance primario llegó a representar el 1,6% del PIB (0,5 p.p. mayor al registrado 12 meses antes).